Partes mas Afectadas del Cuerpo por Artrosis

marzo 31, 2010 at 2:48 am Deja un comentario


Articulaciones interfalángicas

La variedad más común de artrosis idiomática corresponde a los nódulos de  Heberden (hiperplasia ósea de las articulaciones interfalángicas distales) (fig. 2). También existe una transformación similar en las articulaciones interfalángicas proximales denominada nódulos de Bouchard. Con frecuencia estos nódulos aparecen de manera gradual, originan muy pocas molestias y no suelen interferir en la función. Sin embargo, en ocasiones se acompañan de dolor, enrojecimiento y edema, que pueden ser desencadenados por un traumatismo leve. En la inserción del tendón extensor de los dedos en la base de la falange distal se forman quistes dorsales gelatinosos.

Artrosis erosiva

La artrosis erosiva se ubica principalmente en las articulaciones interfalángicas proximales o distales. Este tipo de artrosis es más destructiva que la artrosis típica; se acompaña de datos radiográficos de colapso de la placa subcondral y algunas veces de anquilosis ósea. La deformidad y las deficiencias funcionales son en ocasiones pronunciadas. La membrana sinovial exhibe una infiltración más extensa de mononucleares que en otros tipos de artrosis.

Artrosis generalizada

La artrosis generalizada se caracteriza por lesiones en tres o más articulaciones o grupos de ellas (las articulaciones interfalángicas proximales y distales se consideran como un solo grupo cada una). Se acompaña de grandes nódulos de Heberden y Bouchard. Los brotes de inflamación se caracterizan por edema de los tejidos blandos, enrojecimiento y calor. La velocidad de eritrosedimentación se acelera, pero el factor reumatoide sérico es negativo.

Base del pulgar

La segunda región que se lesiona con más frecuencia por la artrosis es la base del pulgar. Frecuentemente se acompaña de edema, hipersensibilidad y crepitación al mover la articulación, con pérdida del movimiento y la fuerza. La formación de osteofitos origina un aspecto “cuadrado”. El dolor por pellizcamiento provoca la aducción del pulgar y la contractura del primer espacio interdigital, que con frecuencia origina hiperextensión compensadora de la primera articulación metacarpofalángica y deformidad del pulgar en cuello de cisne.

Cadera

Los defectos congénitos o del desarrollo (p. ej., displasia del acetábulo, enfermedad de Legg Calvé-Perthes, deslizamiento epifisario de la cabeza femoral) pueden explicar ciertos casos de artrosis de la cadera. El dolor de esta afección se percibe generalmente en la región inguinal, pero puede referirse a las nalgas o a la parte proximal del muslo. Con menos frecuencia, la artrosis de la cadera produce dolor en la rodilla. El dolor se puede desencadenar moviendo la cadera afectada en toda su amplitud. Al principio, la flexión puede ser indolora, pero la rotación interna exacerba el dolor. Pronto hay limitación y pérdida de la rotación interna, seguida de pérdida de la extensión, de la aducción y de la flexión como consecuencia de la fibrosis de la cápsula articular, de los osteofitos expansivos, o de ambas cosas.

Rodilla

La artrosis de la rodilla puede afectar el compartimiento femorotibial interno o externo, el compartimiento femororrotuliano, o ambos. Con la palpación se descubre hipertrofia ósea (osteofitos) y dolor provocado con el contacto y la presión. Si existe derrame, suele ser escaso. Al movilizar la articulación es común oír crepitaciones. La artrosis del compartimiento interno puede producir una deformidad en varo (piernas en paréntesis), mientras que la del compartimiento externo puede causar una deformidad en valgo (piernas en X). El signo de “retirada” positivo (dolor al comprimir manualmente la rótula contra el fémur durante la contracción del cuadríceps) puede ser una manifestación de la artrosis femororrotuliana.

La condromalacia rotuliana, que se caracteriza también por dolor en la parte anterior de la rótula y por un signo de retirada positivo, es un síndrome de dolor femororrotuliano, muchas veces bilateral, que afecta a adolescentes y adultos jóvenes. Es más frecuente en mujeres que en varones. Sus causas son diversas (p. ej., angulación anormal del cuadríceps, rótula alta, traumatismos). Aunque al explorar la rodilla puede observarse reblandecimiento y fibrilación del cartílago situado en la cara posterior de la rótula, esta lesión no suele ser progresiva; la condromalacia rotuliana tampoco suele ser precursora de la artrosis. En la mayoría de los casos son eficaces los analgésicos o los NSAID y la fisioterapia; en otros, el dolor puede aliviarse corrigiendo quirúrgicamente el defecto de alineamiento de la rótula.

Columna vertebral

La artrosis de la columna vertebral se extiende hasta las articulaciones apofisarias, los discos intervertebrales y los ligamentos paraespinosos. La espondilosis es un proceso degenerativo de los discos. El diagnóstico de artrosis vertebral debe reservarse para los pacientes que tienen afección de las articulaciones interapofisarias y no sólo degeneración de los discos. Los síntomas de la artrosis vertebral son dolor y rigidez localizadas, pero, además pueden ocurrir dolores radiculares y debilidad motora cuando la artrosis se complica con la compresión de las raíces nerviosas por un osteofito que bloquea un agujero nervioso, con el prolapso de un disco degenerado, o con la subluxación de una articulación interapofisaria.

En la hiperostosis esquelética idiopática difusa (diffuse idiopathic skeletal hyperostosis, DISH) los ligamentos paraespinosos se calcifican y osifican exageradamente; esta enfermedad debe distinguirse de la artrosis. Si bien la DISH suele clasificarse como una variedad de artrosis, no se extiende hasta las diartrosis. En las radiografías, la calcificación y osificación de los ligamentos espinales anteriores confieren a los cuerpos vertebrales anteriores el aspecto de “cera flotante”. Sin embargo, puede verse una zona radiolúcida entre el hueso recién depositado y el cuerpo vertebral, lo que distingue a la DISH de los osteofitos marginales de la espondilosis. Los espacios discales intervertebrales están bien conservados, y las articulaciones sacroilíacas e interapofisarias son de aspecto normal, lo que ayuda a diferenciar la DISH de la espondilosis y de la espondilitis anquilosante, respectivamente. La DISH ocurre en personas de mediana edad y en los ancianos, y afecta más a los varones que a las mujeres. Es frecuente que los pacientes no tengan síntomas, pero a veces hay rigidez musculoesquelética. Las alteraciones radiográficas suelen ser mucho más intensas de lo que podría suponerse por la levedad de los síntomas.

Anuncios

Entry filed under: Partes mas Afectadas del Cuerpo por Artrosis.

– Diagnostico: Datos de Laboratorio y Signos Radiográficos de OA Tratamiento No Farmacologico de Artrosis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Focos artriticos

Sabias que

Hay que manifestar los sueños para que puedan comenzar a realizarse ( P. Cohelo)

Hoy es…

marzo 2010
L M X J V S D
« Feb   Abr »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Blog Stats

  • 76,354 hits

Anna Schlesinger, Dolly Salguero, Denisse Salazar, Renato Valdez

  • alzheimer3
  • amarillissaravia
  • Anestésicos Generales
  • antiepilepticosfarma
  • asmalabfarma
  • deficitdeatencion
  • FARMACOLOGIA
  • Fisiologia Autacoides
  • frmacossimpaticomimticos
  • miasteniagravis2010
  • Neurobiologia del sueno
  • parasimpaticoliticos
  • parasimpaticomimeticos
  • psicosisenelembarazo
  • sedantesehipnoticos
  • artritisyartrosis:fisiologiaytratamento
  • tratamientoyfisiologiaacne

A %d blogueros les gusta esto: